Damus vs. Wolf

¿Qué está haciendo el gobierno y por qué lo desafiamos?

Los solicitantes de asilo que llegan a la frontera de los Estados Unidos son elegibles para ser puestos en libertad (libertad condicional o parole, en inglés) cuando logran establecer que tienen un miedo creíble de persecución. De acuerdo con su propia política de “libertad condicional”, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) debe realizar una evaluación individualizada sobre cada solicitante de asilo para determinar si existe un riesgo de fuga o si representan una amenaza para la comunidad. Sin embargo, desde el inicio del gobierno Trump, muchas oficinas de ICE comenzaron a violar su propia política al negar las solicitudes de libertad condicional de casi todos los solicitantes de asilo, forzándolos a permanecer bajo detención, aunque satisfagan los requisitos para ser puestos en libertad.

Estamos luchando contra las acciones de ICE porque solicitar asilo no es un crimen, y es inhumano e innecesario detener solicitantes de asilo.

¿Cuál es el estado del caso?

En marzo de 2018, presentamos una demanda colectiva en contra de cinco oficinas de ICE por violar la política de libertad condicional. En julio de 2018, un juez federal emitió una orden judicial preliminar exigiéndole a ICE cumplir su propia política. Debido a que ICE fracasó en satisfacer las condiciones mandadas en la orden judicial preliminar, en febrero de 2020 la corte de apelaciones concedió nuestra moción de desacato y ordenó a la Oficina de Campo de Los Ángeles a implementar medidas de entrenamiento y control de calidad y proporcionar explicaciones individualizadas para cada solicitud de libertad condicional negada. Estamos en comunicación con el gobierno con respeto a sus planes para implementar las medidas correctivas ordenadas por la corte, y el litigio continúa pendiente.

¿Qué vidas están en juego?

El demandante Ansly Damus, un maestro de la ética de Haití, había estado detenido en Ohio por más de un año y medio cuando presentamos la demanda. En su país, Damus se manifestó en contra de un funcionario público y poco después se vio obligado a huir debido a la violenta persecución política a la que se enfrentó. Cuando llegó a los Estados Unidos, se presentó ante las autoridades de inmigración y solicitó asilo. Pasó la entrevista de miedo creíble y un juez le concedió asilo, no una sino dos veces. A pesar de esto, continuó entre rejas mientras que el gobierno apelaba su caso, y solo fue puesto en libertad cuando sus abogados presentaron exitosamente un recurso ante una corte distinta.  El gobierno Trump ha puesto a miles solicitantes de asilo, como el Sr. Damus, en detención indefinida. Pero, a diferencia del Sr. Damus, muchos no logran contar con un abogado que pueda ayudarlos a luchar por su libertad.  

¿Quién está involucrado?

La demanda fue presentada por el Centro de Estudios de Género y Refugiados (CGRS, por sus siglas en inglés) junto con ACLU, Human Rights First, y Covington & Burling LLP.

¿Cómo puede ayudar?

Visite nuestra página de acción para aprender más sobre cómo puede ayudar a los solicitantes de asilo. También puede apoyar el trabajo de CGRS en casos vítales como este a través de una donación.

¿Necesita más información?

 Puede contactar Brianna Krong, coordinadora de comunicaciones e incidencia de CGRS, en krongbrianna@uchastings.edu.

 Recursos para abogados y representantes

Guía de practica, Damus v. Nielsen: Libertad Condicional para Recientes Solicitantes de Asilo que Tienen un Miedo Creible, elaborada por CGRS, ACLU, y Human Rights First (Agosto de 2018)