Litigation

en español abajo

Defending asylum seekers in court is at the heart of what we do. The Center for Gender & Refugee Studies is committed to protecting as many refugees as possible under existing law even as we work for a more just legal system. We litigate in two key areas: advancing substantive asylum law to keep legal avenues open for refugees and protecting the asylum system itself to make sure that people have access to a fair legal process. This litigation docket provides an update on some of the major cases that CGRS is fighting in court.

Substantive asylum law: Who qualifies as a refugee?

Through our litigation of individual, high-impact asylum cases, CGRS strives to hold the United States accountable to its promise of offering refuge for those fleeing persecution. This promise is enshrined in the 1980 Refugee Act, which incorporates U.S. treaty obligations and aligns domestic asylum law with international refugee and human rights standards. We frequently become involved in cases before the appellate courts that present opportunities to push the law forward and expand the availability of protection. While much of our work focuses on women, children, and LGBTQ people fleeing gender-based violence, we also advocate more broadly for all asylum seekers, including people fleeing gang brutality and other violence in their homes and communities.

We have had the privilege of winning asylum for many courageous women fleeing gender-based violence, including Fauziya Kassindja in 1996, Rody Alvarado in 2009, and Aminta Cifuentes in 2014, whose cases established important precedents and opened doors for other women. But the Trump Administration has tried to turn back the clock on progress and return us to a time when the law did not recognize many violations of women’s rights as worthy of asylum protection – taking aim at domestic violence survivors in particular. We are proud to represent Ms. A.B, a domestic violence survivor from El Salvador, whose case was used by the Attorney General as a vehicle to overrule established precedent that survivors can qualify for protection. In the Matter of A-B- case, the Attorney General also undermined the ability of people fleeing gang violence to obtain asylum.

  • For more information on Ms. A.B.’s fight for justice and protection, click here.
  • For the latest on our campaign to reverse the Attorney General’s pernicious decision, click here.
  • For information on the permanent injunction we won blocking the use of Matter of A-B- in credible fear screening interviews at the border, click here.

In a separate attempt to reverse decades of progress, the Attorney General overturned another longstanding precedent – that asylum seekers targeted because of their familial ties can qualify for asylum if they meet all other elements of the refugee definition. We have joined the fight against this unjustified change in Matter of L-E-A-. For more information, click here.

In addition to our appellate work, our litigation strategy includes representation of individual asylum seekers in immigration court. While pursuing protection for our clients, we use these cases to educate immigration judges and develop model pleadings and other free resources to support advocates around the country through our technical assistance and training programs. Read about some of our courageous clients here.

Protecting the U.S. asylum system: Ensuring due process

CGRS challenges government policies and practices that create obstacles for refugees seeking asylum through federal court litigation. The Trump Administration has waged an all-out campaign to slam the door on those seeking safety, taking unprecedented steps to prevent asylum seekers from finding a safe haven in the United States. Although these actions are patently illegal, each new policy must be fought in court. Along with our many allies, CGRS has been leading this battle, using our deep knowledge of the law and our expertise as litigators to stop illegal practices and ensure due process for refugees.

Through the Migrant Protection Protocols the administration has trapped over 62,000 asylum seekers in dangerous regions south of the border, forcing them to “remain in Mexico” while their asylum cases move slowly through the U.S. immigration court system. In addition to facing violent abuses and risking forced return to their home countries, asylum seekers placed in this program are denied a fair opportunity to have their cases heard, as few U.S. legal service organizations are able to represent them.

  • For more on CGRS’s lawsuit challenging this program, Innovation Law Lab v. Wolf, click here.
  • For our related case of Nora v. Wolf, which seeks to protect people sent to one of the most perilous regions in Mexico, click here.

The administration has closed off the possibility of asylum for virtually all non-Mexican applicants arriving at the southern border through a rule known as the third country transit ban, or Asylum Ban 2.0. CGRS joined the fight against this unlawful policy in East Bay Sanctuary Covenant v. Barr. For more information, click here.

In an even more extreme attempt to evade U.S. law, the administration has coerced Guatemala, Honduras, and El Salvador into so-called Asylum Cooperative Agreements, allowing our government to deny asylum seekers the opportunity to apply for protection in the United States and send them to these countries instead. Implementation of the agreement with Guatemala began in 2019, despite the fact that Guatemala is plagued with rampant violence and does not have a functioning asylum system. To learn more about CGRS’s challenge to this policy, U.T. v. Barr, click here.

Asylum seekers who manage to enter the United States and demonstrate that they have a credible fear of persecution in their home country are often subject to prolonged detention in violation of existing policies allowing for their release. We are fighting to hold Immigration and Customs Enforcement (ICE) accountable to its own parole directive, instead of denying nearly all requests for release. For more information on Damus v. Wolf, click here.

--

Litigio

Defender a los solicitantes de asilo en las cortes está al centro de nuestro trabajo. El Centro de Estudios de Género y Refugiados (CGRS por sus siglas en inglés) está comprometido con proteger al mayor numero de refugiados posible bajo la ley existente, mientras lucha por un sistema legal más justo. Nuestro litigio se centra en dos áreas claves: avanzar el derecho de asilo y así mantener las avenidas legales abiertas para los refugiados, y proteger al sistema de asilo como tal para asegurar que todas las personas tengan acceso a un proceso legal justo.  Aquí presentamos un repaso de algunos de los casos más significativos que CGRS está litigando.

Derecho de asilo: ¿quién clasifica como refugiado?

A través del litigio de casos de asilo de alto impacto, CGRS busca asegurar que los Estados Unidos mantenga su promesa de ofrecer refugio a quienes huyen de la persecución. Esta promesa está consagrada en la Ley de Refugiados de 1980, que incorpora las obligaciones internacionales del país y alinea la ley de asilo interna con los estándares internacionales en materia de refugio y derechos humanos. Con frecuencia, intervenimos en casos ante las cortes de apelaciones que ofrecen la oportunidad de hacer progresar la ley y expandir el acceso a protecciones. Si bien gran parte de nuestro trabajo se enfoca en mujeres, niños y niñas, y personas LGBTQ que huyen de la violencia de género, también defendemos de manera más amplia a todos los solicitantes de asilo, incluyendo a personas que huyen de la brutalidad de las pandillas y otras formas de violencia en sus hogares y comunidades.

Hemos tenido el enorme privilegio de ganar los casos de asilo de muchas mujeres valientes que huyeron de la violencia de género en sus países, incluyendo a Fauziya Kassinja en 1996, Rody Alvarado en 2009, y Aminta Cifuentes en 2014. Los casos de estas mujeres establecieron precedentes invaluables y les abrieron las puertas a otras mujeres en situaciones similares. Pero el gobierno Trump ha intentado devolver el reloj del progreso y regresarnos a los tiempos en los que la ley no reconocía que las muchas violaciones a los derechos de las mujeres eran suficientes para recibir asilo, ensañándose particularmente contra las sobrevivientes de violencia doméstica. Estamos orgullosos de representar a la Sra. A.B., una sobreviviente de violencia doméstica salvadoreña cuyo caso fue usado por el Fiscal General como vehículo para revertir el precedente que le abría las puertas a las sobrevivientes para recibir protección. En el caso Asunto de A-B-, el Fiscal General también buscó limitar el acceso al asilo para las personas que huyen de la violencia de las pandillas.

  • Para más información sobre la lucha para recibir protección de la Sra. A.B., haga click aquí.
  • Para las últimas noticias sobre nuestra campaña para combatir la nefasta decisión del Fiscal General, haga click aquí
  • Para más información sobre la orden permanente que obtuvimos y que bloquea el uso de Asunto de A-B- en las entrevistas de temor creíble en la frontera, haga click aquí.  

En otro intento por retroceder décadas de progreso, el Fiscal General revocó otro importante precedente de larga data que establecía que los solicitantes de asilo perseguidos por sus lazos familiares calificaban para recibir asilo si cumplían con todos los demás elementos de la definición de refugiado. Nos hemos unido a la lucha en contra de este injusto cambio que trajo el caso conocido como Asunto de L-E-A. Para más información, haga click aquí.

Además de nuestro trabajo en las cortes de apelaciones, nuestro litigio estratégico también incluye la representación de solicitantes de asilo individuales ante las cortes de inmigración. Estos casos de representación directa, a través de los cuales luchamos para que nuestras clientas obtengan la protección que merecen, son vehículos para educar a los jueces de inmigración y para crear materiales de litigio modelo y otros recursos que compartimos con abogados alrededor del país a través de nuestros programas de asistencia técnica y entrenamientos. Para leer más sobre las historias de algunas de nuestras valientes clientes, haga click aquí.

Protegiendo el sistema de asilo de EE.UU., garantizando el debido proceso

A través del litigio en las cortes federales, CGRS litiga las políticas y prácticas del gobierno que crean obstáculos para los refugiados que buscan asilo. El gobierno Trump a tomado pasos agigantados para cerrarle la puerta a aquellos que buscan protección internacional, tomando medidas sin precedentes para impedir que los solicitantes de asilo encuentren seguridad en los Estados Unidos. Si bien estas políticas son evidentemente ilegales, cada una de ellas debe ser retada en las cortes. Haciendo uso de nuestro profundo entendimiento de la ley y nuestra experiencia como litigantes, nos hemos unido a varios de nuestros aliados para dar frente a la lucha contra estas políticas.

A través de los Protocolos de Protección a Migrantes, el gobierno ha atrapado a más de 62,000 solicitantes de asilo en peligrosas regiones al sur de nuestra frontera, forzándolos a “quedarse en México” mientras sus casos de asilo avanzan lentamente en las cortes de inmigración de los Estados Unidos. Además de enfrentar abusos violentos y correr el riesgo de ser regresados a sus países de origen, a los solicitantes de asilo sujetos a este programa se les niega la oportunidad de presentar sus casos apropiadamente puesto que muy pocas organizaciones de servicios legales pueden representarlos.

  • Para más información sobre Innovation Law Lab contra Wolf, la demanda de CGRS en contra de esta política, haga click aquí.
  • Para aprender más sobre Nora contra Wolf, un caso relacionado que busca proteger a los migrantes regresados a una de las regiones más peligrosas de México, haga click aquí

Con la prohibición por tránsito a través de un tercer país, o prohibición de asilo 2.0, el gobierno prácticamente acabó con el asilo para todos los nacionales no mexicanos que arriban a los Estados Unidos a través de la frontera sur. CGRS se unió a la lucha en contra de esta política en East Bay Sanctuary Covenant contra Barr. Para más información, haga click aquí.

En un intento aún más extremo por evadir las leyes, el gobierno ha coaccionado a Guatemala, Honduras y El Salvador a firmar los llamados Acuerdos de Cooperación de Asilo (ACAs). Estos ACAs le permiten al gobierno negarle la posibilidad de solicitar asilo en Estados Unidos a ciertas personas, enviándolas en cambio a uno de los países mencionados a buscar protección allí. La implementación del acuerdo con Guatemala inició en 2019, a pesar de que el país no cuenta con un sistema de asilo funcional y se ve plagado por niveles extremos de violencia. Para aprender más acerca de la demanda de CGRS en contra de esta política, U.T. contra Barr, haya click aquí.

Los solicitantes de asilo que logran ingresar a los Estados Unidos y demuestran que tienen un temor creíble de persecución en sus países de origen usualmente son sujetos a detenciones prolongadas, aun cuando el servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) cuenta con políticas que permiten dejarlos en libertad. Hemos demandado a ICE para que cumpla con sus propias políticas y se abstenga de negarle la libertad a todos los migrantes que la solicitan. Para más información sobre el caso Damus contra Wolf, haga click aquí.