CGRS Welcomes MPP Announcement, Urges Further Action to Welcome People Seeking Asylum

Wednesday, June 23, 2021


en español abajo

This morning the Department of Homeland Security (DHS) announced the next phase in its wind-down of the Migrant Protection Protocols (MPP), the Trump administration policy that trapped over 70,000 asylum seekers in perilous conditions in Mexico. Under DHS’s expanded eligibility criteria, many people blocked from protection will now have the opportunity to safely pursue their asylum claims in the United States. This includes those ordered deported because dangers in Mexico made it impossible for them to appear for their court dates. The Center for Gender & Refugee Studies (CGRS) commends this move, which marks important progress towards redressing the harm caused by MPP and will provide many refugee families, children, and adults with a path to safety. We encourage the Biden administration to continue working alongside advocates and communities to welcome people seeking asylum with dignity.

“The Biden administration did the right thing today, bringing our country one step closer towards fully honoring our legal and moral obligations to people fleeing persecution. In the lawsuits CGRS brought against MPP, multiple federal courts ruled the policy unlawful,” CGRS Director Karen Musalo said. “People who have suffered under MPP – and all other cruel, Trump-era asylum policies – should be afforded a fair opportunity to seek refuge in the United States.”

As a next step the administration should provide redress to people impacted by MPP who remain in limbo, including those who were forced to flee horrific conditions in northern Mexico by crossing the U.S. border ahead of their court dates, or by returning to their home countries, where many continue to face grave dangers. The administration should also ensure that those who attended their court hearings and were wrongly denied asylum have a fair opportunity to pursue their claims in safety. The MPP program was a due process disaster that made it nearly impossible for asylum seekers to secure legal representation and prepare their claims, resulting in staggering denial rates. The administration should rescind all denials issued under MPP.

As it continues to expand the MPP wind-down process, we urge the administration to prioritize meaningful outreach in multiple languages to asylum seekers awaiting news on MPP and other border policies, including those who remain in northern Mexico and those who have been forced to flee the dangerous border region. The administration should ensure safe and accessible transportation for those entering the next phase of MPP processing and facilitate support for humanitarian and legal services providers assisting asylum seeker at all stages of the process.

And it is imperative that the Biden administration establish a safe and fair process for all seeking refuge at the border, not only those who were subject to MPP. The administration’s continued misuse of Title 42 public health authority to expel asylum seekers to danger is inexcusable and has fueled thousands of violent attacks against people escaping persecution. It is past time for the administration to turn the page on Trump-era cruelty, stop turning back refugees, and establish a humane and orderly asylum process at the southern border.

--

 

CGRS aplaude el anuncio sobre el programa MPP e insta más acciones para acoger a las personas que buscan asilo

(23 de junio de 2021) – Esta mañana el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció la siguiente fase en el proceso para acabar con los “Protocolos de Protección a Migrantes” (MPP, por sus siglas en inglés), una política del gobierno Trump que atrapó a más de 70,000 personas solicitantes de asilo en condiciones peligrosas en México. Bajo la nueva elegibilidad anunciada por DHS, muchas personas a quienes se les bloqueó el acceso a protección ahora tendrán la oportunidad de presentar sus casos de asilo en Estados Unidos. Esto incluye a quienes perdieron sus casos por no haberse presentado a sus audiencias en las cortes debido a los peligros y dificultades que enfrentaron en México. El Centro de Estudios de Género y Refugiados (CGRS, por sus siglas en inglés) recibe con alegría este anuncio, el cual es un progreso en los esfuerzos para reparar los daños causados por MPP que protegerá a muchas familias, niños y niñas, y adultos refugiados. Instamos al gobierno Biden a que continúe trabajando junto con organizaciones y comunidades para acoger con dignidad a quienes buscan asilo.

“El gobierno Biden hizo lo correcto el día de hoy, nos acercó un poco más como país al cumplimiento de las obligaciones morales y legales que tenemos con las personas que huyen de la persecución. En las demandas que CGRS presentó en contra de MPP, múltiples cortes federales resaltaron la ilegalidad de la política en sus fallos”, dijo Karen Musalo, directora de CGRS. “Las personas que han sufrido bajo MPP – y todas las otras crueles políticas de asilo de la era Trump – merecen tener una oportunidad justa de pedir protección en Estados Unidos”.

Como próximos pasos, el gobierno debe brindar oportunidades para las personas impactadas por MPP que continúan en el limbo, incluyendo a aquellos que se vieron forzados a escapar de las terribles condiciones en México, ya fuera cruzando la frontera de EE. UU. o regresando a sus países de origen, donde muchos continúan enfrentando peligros. El gobierno también debe garantizar que quienes lograron asistir a sus audiencias de corte solo para ver sus casos negados injustamente puedan volver a pedir protección en Estados Unidos. El programa MPP evisceró el debido proceso, logrando que para la vasta mayoría de personas solicitantes de asilo fuera virtualmente imposible encontrar representación legal y preparar sus casos, lo que resultó en la denegación desproporcionada de peticiones. El gobierno debe rescindir todas las decisiones negativas emitidas bajo MPP.

Urgimos al gobierno a que le de prioridad a la comunicación de información en distintos idiomas para todas las personas solicitantes de asilo que esperan noticias sobre MPP u otras políticas fronterizas, incluyendo a aquellos que permanecen en el norte de México y a los que se vieron forzados a escapar de la peligrosa región fronteriza. El gobierno debe facilitar medios de transporte seguros y accesibles para aquellos que califican en esta segunda fase del procesamiento de MPP, y apoyar a las organizaciones que brindan asistencia legal y humanitaria a los solicitantes de asilo durante todas las etapas del proceso.

Es imperativo que el gobierno Biden establezca un proceso seguro y justo para todas las personas que llegan a nuestra frontera buscando refugio, y no sólo para aquellos que fueron sometidos al programa MPP. El continuo uso ilegal de las provisiones de salud pública del Título 42 como herramienta para expulsar hacia el peligro a los solicitantes de asilo es inexcusable, y ha abierto las puertas a miles de ataques violentos en contra de las personas que huyen de la persecución. Es hora de que el gobierno deje atrás la crueldad de la era Trump, detenga la expulsión de refugiados, e instituya un proceso de asilo ordenado y humano en nuestra frontera.