Responding to the Trump Administration’s Heartless Southern Border Policies

en español abajo

The Trump Administration has waged an all-out assault on the right to asylum, taking drastic steps to completely decimate access to protection at the U.S.-Mexico border. The following policies are among the most detrimental and wide-reaching southern border policies impacting asylum seekers, which fly in the face of the United States’ domestic and international obligations to refugees.

For more information on these policies, see CGRS’s explainer available in English and  Spanish.

CDC Order and DHS Expulsions of Asylum Seekers

Citing public health concerns related to the COVID-19 pandemic, on March 20, 2020 the Centers for Disease Control and Prevention (CDC) issued an interim final rule and an order limiting the entry of certain persons into the United States. The Department of Homeland Security (DHS) has used the CDC order as cover to summarily “expel” asylum seekers apprehended along the southern border without any due process. This policy was introduced in March as a purportedly temporary measure to control the spread of COVID-19. But in May the CDC announced an extension of its order, allowing expulsions to continue indefinitely.

Within the first three months of the policy, DHS carried out upwards of 40,000 expulsions, sending thousands of asylum seekers into harm's way. This policy – which has effectively shut down asylum at the southern border – violates our laws and has no basis in any sound public health rationale.

Joined by over 180 national, state, and local organizations, on April 16 CGRS sent a letter to DHS calling on the agency to rescind this policy and instead implement reasonable measures that protect both public health and the rights of asylum seekers.

In June CGRS and co-counsel at the American Civil Liberties Union (ACLU), Oxfam, and Texas Civil Rights Project filed two legal challenges to the policy in the District Court for the District of Columbia, J.B.B.C. v. Wolf and G.Y.J.P. v. Wolf. Both lawsuits specifically challenge the application of the policy to unaccompanied children.

For more information, see CGRS's factsheet, available in English and Spanish.

Migrant Protection Protocols (MPP)

Also known as the “Remain in Mexico” policy, under MPP the U.S. government has forcibly returned over 62,000 asylum seekers to await their immigration court dates in Mexico, where they face serious human rights abuses. CGRS is co-counsel with the ACLU and Southern Poverty Law Center in Wolf v. Innovation Law Lab, the lawsuit challenging MPP, which remains pending at the Supreme Court.

CGRS has also called on the government to immediately stop sending asylum seekers to the notoriously danger border state of Tamaulipas, where returnees have suffered severe and life-threatening violence. In April 2020 we joined the ACLU and Public Citizen in filing a lawsuit, Nora v. Wolf, on behalf of asylum seekers unlawfully trapped in Tamaulipas under MPP.

Third Country Transit Rule (Transit Ban, or “Asylum Ban 2.0”)

The third country transit rule has created a new bar to asylum for individuals who pass through third countries en route to the United States, closing the door to virtually all non-Mexican asylum seekers arriving at the southern border.

On October 15, 2019, CGRS filed an amicus brief in East Bay Sanctuary Covenant v. Barr, the lawsuit challenging the transit ban, which was joined by over 50 national and regional organizations.

Asylum Cooperative Agreements (ACAs)

Under so-called Asylum Cooperative Agreements (ACAs) the United States is seeking to send certain asylum seekers to unsafe third countries, rather than affording them the opportunity to apply for protection in the United States. The U.S. government has signed ACAs with El Salvador, Guatemala, and Honduras, countries plagued with rampant violence to which asylum seekers are particularly vulnerable. The implementation of the agreement with Guatemala began in November 2019 and has affected over 900 Hondurans and Salvadorans, including many women and children.

On December 17, 2019, CGRS submitted a public comment urging the government to halt implementation of the ACAs. CGRS also joined Latin America Working Group and other organizations in a policy memo outlining the threats these agreements pose to the rights and safety of asylum seekers.

CGRS is co-counsel with the ACLU, Human Rights First, and the National Immigrant Justice Center in U.T. v Barr, the lawsuit challenging: the interim final rule that provides a procedural framework for current and future ACAs; U.S. Citizenship and Immigration Services guidance to Asylum Officers on the Guatemala ACA; and the U.S. government’s categorical designation of Guatemala as a safe third country.

For Advocates

CGRS is actively developing and collecting resources to assist asylum seekers impacted by these policies, which can be requested through our technical assistance program.

Respuesta a las crueles políticas del gobierno Trump en la frontera sur

El gobierno Trump ha emprendido una guerra en contra del derecho a solicitar asilo, y ha tomado pasos drásticos para destruir el acceso a protecciones en la frontera Estados Unidos-México. Las siguientes políticas son algunas de las más dañinas para los solicitantes de asilo. Sin duda, atentan contra las obligaciones nacionales e internacionales adquiridas por Estados Unidos con los refugiados.

Puede encontrar información más detallada sobre estas políticas en la hoja explicativa de CGRS disponible en español aquí.

Orden de los CDC y expulsiones de solicitantes de asilo por parte del DHS 

Citando razones de salud pública relacionadas con la pandemia COVID-19, el 20 de marzo de 2020 los Centros de Control y Prevención de Enfermedades emitieron una regla final interina y una orden, la cual fue extendida indefinidamente, limitando la entrada de ciertas personas a los Estados Unidos. A su vez, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) instruyó a sus oficiales fronterizos a que “expulsaran” a los solicitantes de asilo que encuentren en la frontera sur. A principios de mayo, más de 20,000 solicitantes de asilo han habían sido expulsados, siendo abandonados en México o deportados a los países de los que huyeron. Esta política, que efectivamente acabó con el asilo en la frontera sur, viola nuestras leyes y no tiene bases en ningún fundamento racional de salud pública. Puede encontrar más información acerca de esta política en la hoja explicativa de CGRS, disponible aquí

Acompañado por más de 180 organizaciones nacionales, estatales y locales, el 16 de abril de 2020 CGRS envió una carta al DHS pidiendo que se rescinda esta política y en cambio se implementen medidas razonables que protejan tanto la salud pública como los derechos de los solicitantes de asilo. Por favor únase a nosotros para pedirle al DHS que mantenga las puertas abiertas para aquellos que buscan refugio firmando la petición que puede encontrar aquí.

Protocolos de Protección a Migrantes (o MPP, por sus siglas en inglés)

También conocido como “Quédate en México”, es una política bajo la cual el gobierno de Estados Unidos ha retornado de manera forzada a más de 62,000 solicitantes de asilo a México a esperar allí mientras se adelantan sus procedimientos migratorios, sin consideración por las serias violaciones a los derechos humanos que están enfrentando allí. CGRS demandó esta política en conjunto el American Civil Liberties Union y el Southern Povery Law Center a través del caso Wolf contra Innovation Law Lab, el cual se encuentra pendiente en la Corte Suprema de Justicia.

CGRS también hizo un llamado al gobierno exigiendo que dejara de devolver a solicitantes de asilo al estado de Tamaulipas, en donde las personas retornadas han enfrentado formas severas de violencia. La petición enviada al DHS se encuentra disponible en inglés aquí. En abril de 2020, nos unimos al American Civil Liberties Union Public Citizen para presentar una nueva demanda, Nora contra Wolf, para abogar por solicitantes de asilo sujetos a MPP que están atrapados ilegalmente en Tamaulipas. 

Prohibición de Asilo 2.0 (prohibición por tránsito)

Es una política que busca negarle el asilo de manera categórica a todos los nacionales no mexicanos que ingresen a los Estados Unidos a través de la frontera sur por haber transitado por terceros países en ruta a los Estados Unidos.

En octubre 15 de 2019, CGRS presentó un amicus curiae, al cual se unieron más de 50 organizaciones regionales y nacionales, en East Bay Sanctuary Covenant contra Barr, el caso bajo el cual se está retando la política.

Acuerdos de Cooperación de Asilo (ACAs)

Es la política a través de la cual Estados Unidos busca enviar a ciertos solicitantes de asilo a otros países que no son seguros, en vez de darles la oportunidad de aplicar para recibir protección en aquí. El gobierno americano ha firmado ACAs con El Salvador, Honduras, y Guatemala, países con índices de violencia muy altos en donde los solicitantes de asilo son vulnerables. El acuerdo con Guatemala empezó a implementarse en noviembre de 2019 y ha afectado a más de 900 hondureños y salvadoreños, incluyendo a mujeres, niños y niñas.  

El 17 de diciembre de 2019, CGRS presentó un comentario público urgiendo al gobierno a detener la implementación de los ACAs, ya que de no hacerlo el resultado será la remoción de un número incontable de solicitantes de asilo a países donde pueden enfrentar graves peligros. También nos unimos al Latin American Working Group y otras organizaciones de la sociedad civil en un reporte resaltando el impacto problemático que estos acuerdos tienen sobre los derechos y seguridad de los solicitantes de asilo.

CGRS también presentó una demanda junto con el American Civil Liberties Union, Human Rights First, y el National Immigrant Justice Center retando legalidad de: la regla final interina que proporciona el marco procedimental para actuales y futuros ACAs, la guía del Servicio de Inmigración y Ciudadanía a los oficiales de asilo relacionada con el acuerdo con Guatemala, y la designación categórica a través de la cual el gobierno calificó a Guatemala como un país seguro. El caso, conocido como U.T. contra Barr, se encuentra pendiente en la Corte Distrital del Distrito de Columbia.

Actualmente, CGRS está desarrollando y recolectando recursos para asistir a quienes se enfrentan a estas políticas ilegales.