Ninth Circuit Upholds Asylum for Domestic Violence Survivors

Monday, August 10, 2020


en español abajo 

Last Friday the Ninth Circuit Court of Appeals overturned a lower court decision denying asylum to an indigenous Guatemalan woman, Sontos Diaz-Reynoso, seeking refuge from domestic violence in the United States. The Center for Gender & Refugee Studies (CGRS) commends the court’s decision, which affirms that under our laws survivors like Ms. Diaz-Reynoso can qualify for asylum. The Ninth Circuit’s ruling in Diaz-Reynoso v. Barr marks the latest in a series of recent appellate court decisions rejecting Attorney General Jeff Sessions’ attempt in his 2018 Matter of A-B- ruling to foreclose refugee protection for people fleeing domestic violence and other abuses.

Ms. Diaz-Reynoso sought asylum in the United States after enduring years of severe physical and sexual abuse at the hands of her commonlaw husband in Guatemala. The Board of Immigration Appeals (BIA or Board) relied on Matter of A-B- to deny Ms. Diaz-Reynoso asylum without conducting a fair and meaningful analysis of her case. In its cursory review, the BIA failed to consider social and economic factors that had made it impossible for Ms. Diaz-Reynoso to escape her abuser. The Board also ignored evidence that Ms. Diaz-Reynoso had twice reported her husband’s abuse to local authorities, whose inaction left her with nowhere to turn in Guatemala and forced her to flee.

Ms. Diaz-Reynoso was represented at the Ninth Circuit by professors and law students from the UC Hastings Appellate Project. CGRS supported Ms. Diaz-Reynoso as amicus curiae (“friend of the court”) and also argued as amicus in a related case heard by the same panel, which remains pending. The UN High Commissioner for Refugees and the Harvard Immigration and Refugee Clinical Program provided additional amicus support, as did a group of 39 former immigration judges.

“We applaud the Ninth Circuit’s ruling in Ms. Diaz-Reynoso’s case,” CGRS Legal Director Blaine Bookey said today. “We are gratified that the court adopted our arguments, affirming unequivocally that the administration cannot categorically reject domestic violence-related claims or use Matter of A-B- as justification to single survivors out for discriminatory treatment. Instead basic principles of longstanding asylum law requires it evaluate all cases fairly, on the facts presented.”

“We are pleased that our Hastings Appellate Project team was able to obtain a remand for our client, and that the Ninth Circuit recognized and rejected the BIA’s attempt to avoid the heavy lifting involved in considering our client’s proposed social group,” said Tiffany Gates, supervising counsel at the Hastings Appellate Project. “The published opinion is an important step in negating another governmental attempt at creating a de facto bar to obtaining asylum or withholding of removal.”  

The Ninth Circuit joins several other courts that have rejected the Trump administration’s intent to impose a blanket ban on asylum claims based on domestic violence. Earlier this year, the First Circuit in De Pena-Paniagua v. Barr and the Sixth Circuit in Juan Antonio v. Barr overturned denials of asylum to two women fleeing abuse in El Salvador and Guatemala, and the D.C. Circuit also recently upheld key parts of the nationwide injunction in Grace v. Barr, blocking the application of A-B- in credible fear screenings at the border.

--

El Noveno Circuito defiende el asilo para sobrevivientes de violencia doméstica

Lunes, 10 de agosto de 2020

El viernes pasado, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito revocó una decisión de un tribunal inferior que le negó el asilo a Sontos Díaz-Reynoso, una mujer indígena guatemalteca que huyó de la  violencia doméstica y llegó a Estados Unidos en busca de refugio. El Centro de Estudios de Género y Refugiados (CGRS, por sus siglas en inglés) celebra la decisión de la corte, la cual afirma que nuestras leyes permiten que sobrevivientes de la violencia doméstica, como Díaz-Reynoso, pueden calificar para asilo. La decisión de la Corte del Noveno Circuito en Díaz-Reynoso vs. Barr marca la última de una serie de decisiones recientes de las cortes de apelaciones que rechazan el intento del fiscal general Jeff Sessions , a través de la decisión en Asunto de A-B-, de precluir el reconocimiento como refugiados a las personas que huyen de la violencia doméstica y otros abusos.

La Sra. Díaz-Reynoso solicitó asilo en los Estados Unidos después de soportar años de abusos físicos y sexuales severos a manos de su pareja en Guatemala. La Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) se basó en Asunto de A-B- para negarle el asilo a la Sra. Díaz-Reynoso sin realizar un análisis justo y significativo de su caso. En su revisión superficial del caso, la BIA no consideró los factores sociales y económicos que hicieron que fuera imposible que la Sra. Díaz-Reynoso pudiera escapar de su abusador. La Junta también ignoró la evidencia presentada por la Sra. Díaz-Reynoso que demostró que a pesar de haber denunciado dos veces el abuso de su esposo ante las autoridades locales, no hicieron nada para ayudarla, y en últimas no tuvo otro recurso más que huir.

La Sra. Díaz-Reynoso fue representada en los procedimientos ante el Noveno Circuito por profesores y estudiantes de derecho del Proyecto de Apelaciones de UC Hastings. CGRS apoyó el caso de la Sra. Díaz-Reynoso participando como amicus curiae (“amigo de la corte”) y también presentó argumentos en calidad de amicus en un caso relacionado que fue escuchado por el mismo panel y que continúa pendiente. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Clínica de Inmigración y Refugiados de la Universidad Harvard también presentaron memoriales como amicus, así como un grupo de 39 exjueces de inmigración.

"Aplaudimos la decisión del Noveno Circuito en el caso de la Sra. Díaz-Reynoso", dijo hoy la directora legal de CGRS, Blaine Bookey. “Recibimos con satisfacción que la corte haya reconocido nuestros argumentos, y afirmara inequívocamente que el gobierno Trump no puede rechazar categóricamente las solicitudes del asilo basadas en la violencia doméstica, o utilizar la decisión de A-B- como justificación para discriminar a las sobrevivientes. En cambio, los principios básicos de la ley de asilo requieren que se evalúe cada caso de manera justa, considerando todos los hechos presentados".

“Nos complace que nuestro equipo del Proyecto de Apelaciones de Hastings haya logrado esta victoria para nuestra cliente, y que el Noveno Circuito reconociera y rechazara el intento de la BIA de evadir el arduo trabajo que requiere considerar el grupo social propuesto por nuestra cliente”, dijo Tiffany Gates, la abogada supervisora en el Proyecto de Apelaciones de Hastings. “La opinión publicada es un paso importante para negar otro intento gubernamental de crear un impedimento de facto para obtener asilo o la protección conocida como suspensión de remoción”.

El Noveno Circuito se une a varios otros tribunales que han rechazado el intento del gobierno Trump de imponer una prohibición total sobre las solicitudes de asilo basadas en la violencia doméstica. Hace unos meses, el Primer Circuito, a través de su decisión en De Peña-Paniagua vs. Barr,  y el Sexto Circuito, a través de su decisión en Juan Antonio vs. Barr, revocaron las decisiones que le negaron el asilo a  dos mujeres que huyeron del abuso doméstico en El Salvador y Guatemala, respectivamente. Igualmente, la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia recientemente confirmó partes claves de la orden judicial con efectos nacionales en Grace vs. Barr, una decisión que bloqueó la aplicación de A-B- en los procedimientos de temor creíble en la frontera.